¿Qué vacunas necesita mi Bebé?

viernes, 14 de noviembre de 2008

En primer lugar debemos conocer ¿Qué es una Vacuna?. En terminos generales, es inmunizarnos contra enfermedades específicas, a través del suministro de preparados de antígenos inyectados o via oral que activan anticuerpos que evitan que contraigamos ciertas enfermedades.
Entre las principales enfermedades por el cual nuestros bebés y todos nosotros nos vacunamos tenemos:

TUBERCULOSIS: Es una enfermedad infecciosa producida por la bacteria Mycobacterium tuberculosis. Ataca principalmente los pulmones, aunque puede afectar otras partes del cuerpo, por ejemplo el cerebro, huesos, entre otros.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna BCG en niños recién nacidos.

POLIOMIELITIS: Es una enfermedad infectocontagiosa aguda, que afecta el sistema nervioso y produce parálisis.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna ANTIPOLIO en los recién nacidos de 2, 4 y 6 meses de edad y una dosis adicional anual en cada campaña de vacunación hasta los 5 años de edad.

DIFTERIA: Es una enfermedad bacteriana aguda, sumamente contagiosa que se transmite por contacto con secreciones de personas enfermas.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna PENTAVALENTE (La vacuna pentavalente incluye además de la vacuna contra la Difteria, tosferina y tétanos un cuarto componente contra la bacteria denominada Haemophilus influenza tipo b y un quinto componente contra el virus de la hepatitis B). En los niños de 2, 4 y 6 meses de edad (3 dosis), 1 dosis de refuerzo con TRIPLE BACTERIANA desde los 18 hasta los 35 meses de edad.

TÉTANOS: Es una enfermedad producida por la bacteria Clostridium tetani, la cual se encuentra en el excremento de animales, en objetos oxidados u otros, y que se transmite a través de heridas. También se puede transmitir por mordeduras de personas o animales.

TÉTANOS NEONATAL: Esta se produce por la contaminación del cordón umbilical con esporas de C. tetani, debido a la atención de partos en condiciones inadecuadas de higiene.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna PENTAVALENTE en los niños de 2, 4 y 6 meses de edad (3 dosis), 1 dosis de refuerzo con TRIPLE BACTERIANA desde los 18 hasta 35 meses, mujeres en edad fértil con TOXOIDE DIFTÉRICO, mujeres embarazadas y hombres con TOXOÍDE TETÁNICO.
HEPATITIS B: Es una enfermedad viral que afecta el hígado y puede producir cirrosis o cáncer hepático.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna ANTI-HEPATITIS B en recién nacidos (1 dosis) y adultos 3 dosis. En niños de 2,4 y 6 meses de edad con la vacuna PENTAVALENTE.
TOSFERINA: Es una enfermedad respiratoria aguda, causada por la bacteria Bordetella pertussis, que produce fuertes ataques de tos.
Vacuna: En niños de 2,4 y 6 meses de edad con la vacuna PENTAVALENTE.

ROTAVIRUS: Es una infección que produce diarreas agudas que afectan especialmente a los niños en el primer año de vida.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna ANTIROTAVIRUS, a los 2 y 4 meses de edad (2 dosis).

SARAMPIÓN: Es una enfermedad severa causada por un virus, que se transmite de persona a persona muy fácilmente.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna TRIVALENTE VIRAL (vacuna combinada que proporciona inmunización en contra de tres virus: Sarampión, Rubéola y Parotiditis) en niños a partir de un año de vida hasta los 4 años de edad.
RUBÉOLA: Es una enfermedad viral de curso benigno, que cuando afecta a una mujer embarazada puede producir diversas alteraciones al feto, como sordera, ceguera, problemas del corazón e incluso abortos.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna TRIVALENTE VIRAL, en niños a partir del 1 año de vida hasta los 4 años de edad.
PAROTIDITIS: Es una enfermedad infecciosa de origen viral, cuya característica principal es el aumento de las glándulas salivales, en especial las parótidas.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna TRIVALENTE VIRAL en niños a partir de un año de vida hasta los 4 años de edad.
FIEBRE AMARILLA: Es una enfermedad febril aguda de duración breve y con gravedad variable producida por el virus de la fiebre amarilla, transmitido por los mosquitos aedes aegypti en zonas urbanas o Haemagogus en zonas rurales.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna ANTI-AMARÍLICA desde el 1 año de vida.

INFLUENZA(GRIPE): Es una enfermedad respiratoria contagiosa que puede causar complicaciones muy graves, sobre todo en niños y ancianos.
Vacuna: La inmunización activa con la aplicación de la vacuna ANTI-INFLUENZA (ANTIGRIPAL) recomendada para los niños de 6 a 23 meses y mayores de 64 años de edad.
Fuente: Ministerio de Salud Venezuela, Wikipedia.org


, , | 9 Comentarios »
Artículos Relacionados:

9 Comentarios

  1. Naturalmente // 21 noviembre, 2008  

    Muchos pediatras afirman que la vacuna de influenza tiene todavía mercurio (timerosal) y hay alternativas naturales antes de obligar a poner una vacuna más a los nenes. Con remedios homeopáticos y vitamina D se resuelven muchos de los problemas, afirman algunos doctores que además practican la medicina naturopática y la homeopatía.

  2. Anónimo // 31 enero, 2009  

    esta muy interesante esta informacion acerca de las vacunas, solo tengo dudas en cuanto al limite de tiempo de colocar las vacunas , en mi centro de salud mas cercanos me indicaron que solo colocarian la vacuna rotavirus al cumplir el bebe 2 meses y 8 dias y si ya trancurrio ese tiempo no colocarian referida vacuna. cualquier comentario agradeceria escribo desde los valles del tuy estado miranda venezuela

  3. El Primer Bebé // 03 febrero, 2009  

    En cuanto a tu inquietud acerca de cuando debe ser aplicada la Vacuna contra el Rotavirus te podemos decir que Según la Organización Mundial de la Salud existen dos Vacunas actualmente la Rotarix y la Rotateq. La Rotarix es la aplicada en Venezuela.

    Se aplica en dos dosis por vía oral. La primera dosis debe administrarse a lactantes de 6-12 semanas de edad (nunca después de las 12 semanas de edad) y la segunda, después de un intervalo de al menos 4 semanas. La administración de la vacuna debería haberse completado a las 16 semanas de edad y nunca después de las 24 semanas.

    Estos lapsos de tiempo son recomendados por la OMS, y no se recomienda la aplicación fuera de ellos ya que no hay descripción de la seguridad que pueda ofrecer la vacuna.

    Es por eso que en los centros de salud recomiendan esas edades y de no ser colocadas a tiempo ya no se podrá aplicar ninguna dosis.

    Esperamos haberte ayudado.
    Gracias por visitar elPrimerBebe.!

  4. Anónimo // 01 abril, 2009  

    la vacuna del neumococo para que se pone al bebe y es necesario ponerse las 3 dosis

  5. Anónimo // 01 abril, 2009  

    que complicaciones puede dar la vacuna del neumococo en un bebe de 5meses .

  6. Anónimo // 10 septiembre, 2009  

    en que lugar del cuerpo se lecoloca la vacuna de pentavalente a un niño que le coresponde el refuerzo

  7. Anónimo // 10 septiembre, 2009  

    a mi parecer esta pagina esta esta muy vieja ya que hay nuevos lineamientos sobre las inmunizaciones que aqui no estan reflejadas

  8. Anónimo // 10 septiembre, 2009  

    Vacuna 1ª dosis:se debe administrar entre los 2 y 3 meses,no despues de ellos. 2ª dosis:se debe administrar entre los 4 y 5 meses y 29 dias ,no despues de ellos
    Anti
    Rotavirus
    Si se coloca la primera dosis después de los tres meses hay riesgo de invaginación intestinal.
    Aplicar en el mismo momento de la administración de la primera dosis de pentavalente y antipolio(2 meses). Aplicar en el mismo momento de la administración de la segunda dosis de pentavalente y antipolio(4 meses).
    Se aplica de 6 a 8 semanas después de aplicada la primera dosis. Si para la segunda dosis el niño tuviera mas de 6 meses no se aplicará por el riesgo de invaginación intestinal.

  9. Anónimo // 10 septiembre, 2009  

    Las vacunas antimeningocócicas de polisacáridos disponibles actualmente a nivel internacional son inocuas y eficaces a partir de los dos años y se recomiendan para la inmunización sistemática de determinados grupos de más edad en situación de riesgo.
    El polisacárido del grupo A es menos inmunogénico y confiere protección de una duración más corta en los niños menores de dos años, y el polisacárido del grupo C no es inmunogénico en ese grupo de edad. Por consiguiente, las vacunas de polisacáridos de los grupos A y C no se suelen utilizar en los programas de inmunización sistemática de lactantes.
    También se recomiendan las vacunas antimeningocócicas de polisacáridos para combatir las epidemias de enfermedades por meningococos debidas a los serogrupos incluidos en la vacuna mediante la inmunización de urgencia en gran escala de la población con riesgo. Como parte de la inmunización de urgencia, también se pueden administrar a los niños menores de dos años vacunas combinadas de los grupos A y C.
    Si se administran a lactantes pequeños, las vacunas no conjugadas de polisacáridos contra el grupo C pueden dar lugar a una respuesta reducida a este antígeno años más tarde. No se conoce la importancia clínica de esta observación.
    Las vacunas antimeningocócicas conjugadas contra el grupo C aprobadas recientemente han demostrado ser inocuas y eficaces en todos los grupos de edades, incluidos los lactantes, y son fáciles de introducir en el calendario de los programas de inmunización infantil sistemática.
    Se recomienda la inclusión de las vacunas conjugadas contra el grupo C en los programas nacionales de inmunización infantil para la protección de los niños expuestos a un riesgo alto, así como en la vacunación selectiva durante los brotes, en función de la situación epidemiológica, las prioridades de salud pública y la coyuntura económica del país en cuestión.
    Los antígenos de polisacáridos para los meningococos de los grupos A, C, Y y W135 no confieren ninguna protección contra los meningococos del grupo B, que en algunos países son la principal causa de las endemias de enfermedades meningocócicas.
    En el futuro, el uso generalizado de las combinaciones de vacunas mejoradas de los grupos A, B, C, Y y W135 en los programas de inmunización infantil sistemática permitirá eliminar definitivamente el recurso a la inmunización masiva de urgencia contra las enfermedades meningocócicas.
    Se impone la necesidad de mejorar la vigilancia bacteriológica, en particular de la incidencia por serogrupos de meningococos, sobre todo en los países de bajos ingresos.

Publicar un comentario