Mostrando entradas con la etiqueta Estreñimiento. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Estreñimiento. Mostrar todas las entradas

El estreñimiento es la dificultad para realizar normalmente las deposiciones, debido a la dureza y el tamaño de las heces, producida por una dieta inadecuada baja en fibras y pobre en líquidos.

Un bebé o un niño en ocasiones puede durar hasta 3 días sin defecar pero algunas veces esto no es señal de estreñimiento ya que cuando lo hace las heces suelen ser totalmente normales, pastosas o semilíquidas. Es importante tomar en cuenta tanto el tiempo que tarda tu hijo en realizar una o varias deposiciones, la consistencia de las heces, los alimentos que está consumiendo y el esfuerzo que muestra al defecar, para así poder determinar efectivamente si se trata o no de estreñimiento.

A medida que el bebé crece y comienza a ingerir alimentos sólidos, la consistencia de sus heces así como sus características cambiará un poco, y la frecuencia disminuirá. En un bebé que se alimenta con leche materna exclusiva podemos esperar que tenga hasta 8 evacuaciones en un día y una consistencia semilíquida sobre todo en sus primeros días y entre pastosa y semilíquida durante los próximos 5 meses; en cambio a partir del 6to mes, edad promedio en que comienzan a ingerir alimentos sólidos como purés, papillas, jugos, sopas y compotas, podemos esperar que las evacuaciones sean menores por día y tengan una consistencia pastosa.

El estreñimiento se debe en su mayoría a problemas relacionados con una dieta inadecuada baja en fibra y líquidos, en este sentido hemos preparado 10 consejos que pueden ayudar a evitarlo:

1.- Lactancia materna exclusiva: Recomendada por la OMS desde la hora de nacido y hasta los 6 meses, la leche materna es el mejor alimento para tu bebé, contiene todos los nutrientes necesarios para el sano desarrollo y crecimiento de tu bebé. Este alimento es fácil de digerir contrario a la fórmula que puede generar mas residuos y por consiguiente mayor cantidad y acumulación de heces.

2.- A partir del el sexto mes o en el momento que tu bebé deje naturalmente el pecho, es importante que tenga un adecuado suministro de líquidos, bien sea a través de jugos, compotas o agua, recuerda que ingerir poco líquido aumenta la probabilidad de estreñirse.

3.- Cuando amamantar no es posible, y tu bebé recibe solo fórmula desde su nacimiento, se abre la posibilidad de que sufra estreñimiento, para esto se debe consultar al pediatra para que recomiende la formula adecuada y los suplementos adicionales de ser necesario.

4.- El estreñimiento puede ser causado por algunas medicinas. Algunos ejemplos son antiácidos que contienen aluminio, medicinas opioides (narcóticos) para el dolor, antiespasmódicos, suplementos alimenticios de alto contenido en hierro, anti-convulsionantes, antidepresivos, o el uso prolongado de laxantes. Consulte con su doctor si tiene cualquier pregunta acerca de las medicinas de su hijo.

5.- La dieta debe ser rica en alimentos que contengan fibra cuyas fuentes importantes son: las hortalizas, las frutas frescas (especialmente frutas secas), el trigo integral, el salvado o la harina de avena. Para recoger los beneficios de la fibra, es muy importante incrementar el consumo de líquidos que faciliten el paso de las heces.

6.- También puede ayudar el tener una rutina y un horario adecuado para las comidas, un bebé o niño que se alimente desordenadamente, entre comidas y de diferentes tipos de comidas puede saturar su organismo, alterar el movimiento normal de los intestinos y favorecer el estreñimiento.

7.- Algunos casos de estreñimiento se asocian también con poca actividad física, estimular al bebe o niño a que juegue o camine puede ayudar a mantener el metabolismo adecuado de su organismo.

8.- El estrés que pueda generar el entorno donde se desenvuelve tu hijo también puede favorecer el estreñimiento, demás está recomendar que tu hijo debe estar rodeado de mucho cariño, amor, ternura, atención y sentirse cómodo y seguro, las situaciones de tensión, angustia y preocupación de los adultos pueden perjudicar la salud de tu hijo.

9.- En casos donde se sospecha estreñimiento se debe disminuir o evitar dar el arroz (incluyendo el cereal de arroz), la manzana y el plátano, por el contrario se debe dar peras, avenas y ciruelas.

10.- No hacer cambios rápidos entre alimentos, es decir si estas pensando en suministrar un nuevo alimento o cambiar a otro, no lo hagas bruscamente, deben ser introducidos lentamente en pequeñas cantidades y vigilar si ocasiona algún cambio inadecuado en tu hijo para ser suspendido inmediatamente.

, | 0 Comentarios »

El estreñimiento es la dificultad que presenta el bebé para eliminar las heces de su organismo, éstas van acumulándose en los intestinos y debido a un retardo en el movimiento del mismo, prolongan el tiempo que deben permanecer en ellos, esto hace que el cuerpo pueda reabsorber el líquido contenido en esas heces convirtiéndolas mas secas y duras. A medida que pasa el tiempo siguen acumulándose siendo más difícil expulsarlas. La consistencia de dichas heces se torna tan dura que puede ocasionar daños en los alrededores del ano causando algunas fisuras y provocando ciertas hemorragias. Esto empeora más la situación ya que se asocia el proceso de evacuación con dolor lo que hace que se retrase más el proceso por miedo y se empeore el estreñimiento.

En ocasiones se suele confundir o asociar el estreñimiento con las pocas deposiciones que pueda tener el bebé en un día, más aún si se alimenta con leche materna, por ser ésta completamente líquida es absorbida casi en su totalidad lo que hace que después de ser digerida no genere muchos residuos o heces.

Para poder asegurar que se trata de estreñimiento debemos tener varios aspectos en cuenta:

1.- Si el bebé tiene pocas deposiciones al día, incluso puede pasar más de 2 días sin hacerlo pero cuando lo hace las heces son de consistencia normal, pastosas o semilíquidas no se puede considerar estreñimiento, tendría que ver mas con un cambio en su metabolismo relacionado también con el tipo de alimento que esta recibiendo.

2.- Un bebé estreñido generalmente se podrá observar con una barriguita mas grande de lo normal, esto debido no solo a la acumulación de las heces, sino también de gases, lo que puede facilitar la aparición de cólicos sobre todo en horas de la noche, haciendo que tu bebé esté mas irritable y tenga situaciones de llanto incontrolables.

3.- Si el bebé al momento de hacer su caquita no demuestra ninguna molestia o llanto después de haber pasado un lapso mayor sin tener una deposición, y al hacerla no tiene características de estar seca y dura, es un buen indicio por lo tanto no deberíamos pensar en estreñimiento aun, pero si por el contrario el bebé comienza a llorar trata de tocarse por las nalguitas, se pone rojo y puja mucho, quiere decir que le esta costando mas de lo normal, debido a el endurecimiento de las heces, en este caso si se puede hablar de estreñimiento.

Estas son algunas características que nos pueden ayudar a identificar si nuestro bebé puede estar o no estreñido, ahora veamos cuales pueden ser las causas y que podemos hacer para aliviarlo.


Posibles Causas del Estreñimiento en Bebés

Alimentación Inadecuada:

La leche materna debe ser el alimento exclusivo en los primeros 6 meses de vida del bebé, así lo recomiendan la UNICEF y la OMS, sin duda que no cumplir con esta afirmación coloca la balanza a favor de que tu bebé sufra de estreñimiento. Los altos nutrientes que contiene la leche materna no pueden ser sustituidos por ningún otro producto, además es muy fácil de digerir, por el contrario las fórmulas tienden a ser un alimento más sólido, y otorgar al bebé una dieta basada úicamente en fórmulas puede favorecer el estreñimiento.

Si el bebé es mayor a los 6 meses de edad y se alimenta con algunas comidas sólidas, puede deberse a que está llevando una dieta pobre en fibra, y consumiendo muy poco líquido, pudiendo aumentar la tendencia de que el bebé presente estreñimiento.

El Estrés:

Esta comprobado que los niños pueden llegar a sentir el estrés que se pueda generar en su entorno, las situaciones de angustia, miedo, rabias e inseguridad de sus padres. Sin duda que estas alteraciones emocionales afectan el metabolismo de nuestro organismo y más aún el de un bebé. Los intestinos realizan movimientos con el fin de ir llevando las heces hacia adelante hasta expulsarlas, las situaciones estresantes pueden provocar que estos movimientos se retrasen o sean mas lentos, provocando que los alimentos se acumulen y se sequen, formando una especie de barrera de heces secas difícil de eliminar tanto por su tamaño como por su dureza.


¿Qué podemos hacer para aliviar el estreñimiento?
Lo primero es estar seguro que tu bebé esta realmente estreñido.
  • Si es menor a 6 meses, lo mas recomendable es alimentar con leche materna exclusiva, en algunos casos se suele suspender la fórmula hasta que el bebé recupere la normalidad.
  • Si es mayor a 6 meses y consume comidas sólidas, dar una dieta rica en fibra, frutas y verduras, en forma de papillas y jugos. Esto ayuda a que la consistencia de las heces sea más suave y pastosa.
  • Puede ser de ayuda para el bebé colocar un poco de vaselina en los alrededores del ano para que las heces se deslicen con mayor facilitad y evitar que se produzcan fisuras.
  • Algunos padres suelen introducir la punta de un termómetro con vaselina por el recto y girarlo suavemente para estimular el bebé a que realice su deposición.
  • En la mayoría de los casos no se requieren medicamentos, pero cuando la obstrucción es mayor algunos pediatras recomiendan utilizar como ultimo recurso un enema laxante para ayudar al bebé a expulsar las heces, generalmente se usa solo en casos severos, cuando ninguna las recomendaciones anteriores ayuda a aliviar el estreñimiento.
Siempre en casos de estreñimiento en bebés lo mas indicado es recurrir al pediatra para que descarte cualquier otra causa no común de esta alteración.


, | 65 Comentarios »